La Conselleria destina para el curso 2015-16 más de 80 millones de euros entre las becas y los gastos de funcionamiento que asume la Conselleria, por cada uno de los 160.000 alumnos que hacen uso del comedor escolar en los centros de titularidad de la Generalitat. Este dinero se invierte reciban o no beca los escolares, y con él se sufraga los monitores que se ocupan de atender a los alumnos que se quedan a comer en los centros educativos.

201506-comedor-escolar[1]

Añadido a esto el Ayuntamiento de Rocafort ha publicado sus propias bases locales para acceder a las ayudas para comedores escolares del curso 2015-16, por una licitación total no conocida, pero que sin duda ayuda a las familias menos favorecidas de nuestro municipio por el bien de los que lo merecen todo, nuestros niños.

http://rocafort.es/docs/multimedia_2300.pdf

¿Donde está el problema entonces para hacer este artículo tan largo? En que este edicto se hace con una curiosa condición, fijando que estas ayudas se darán “de manera condicionada a la aprobación definitiva del presupuesto municipal para 2016”. Queremos pensar que es una obligación legal, profundamente lo esperamos. Si son ayudas que salen de nuestros impuestos locales, tiene sentido que primero se aprueben como tales en el presupuesto municipal, aunque las cuantías son exactamente a las ofrecidas por la Conselleria.

Entendemos que ningún grupo político estará en desacuerdo respecto a la necesidad de esta ayuda, y mucho menos los que llevaban tales iniciativas entre sus puntos programáticos, pero no deja de resultar curiosa la elección de dicha frase para publicitar unas ayudas que pueden, o no, llegar y que por contra son muy necesarias.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.