Hoy 1 de Julio de 2015 entra en vigor una desproporcionada reforma del Código Penal que hará estremecer los cimientos propiamente dichos de la libertad de expresión y la libertad de reunión, dos pilares básicos de nuestra democracia. Se trata de una modificación legislativa no justificada por razones de necesidad social impulsada desde el Gobierno. La reforma incorpora castigos más severos, a pesar de que nos encontramos en los niveles más bajos de delincuencia en el ámbito europeo y de que ya estamos en los porcentajes más elevados de población reclusa por habitante.

Pero no se queda ahí, sino que también aumenta los casos considerados como delitos pero dejando demasiado ambiguo el texto que lo delimita, llegándose a producir errores graves de redacción de los mismos. Por estos motivos se han convocado un total de 25 manifestaciones en toda España como medida de protesta. Además, la Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP) ha reiterado su rechazo a esta nueva ley, que según esta organización, “restringe los derechos fundamentales de la ciudadanía como el de reunión, manifestación y libertad de expresión“.

La ley ahora considera infracción grave, con multas de un máximo de 30.000 euros, “el uso no autorizado de imágenes o datos personales o profesionales de autoridades o miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que pueda poner en peligro la seguridad personal o familiar de los agentes, de las instalaciones protegidas o en riesgo el éxito de una operación, con respecto al derecho fundamental a la información”. Y esto solo es la punta del iceberg…

En este día no podemos evitar citar a nuestra constitución, haciendo mención al lector de los artículos 20.1.A, 20.1.D, 20.5 y 21.

Artículo 20 de la Constitución Española:

1. Se reconocen y protegen los derechos:

a) A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción.

b) A la producción y creación literaria, artística, científica y técnica.

c) A la libertad de cátedra.

d) A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión. La ley regulará el derecho a la cláusula de conciencia y al secreto profesional en el ejercicio de estas libertades.

2. El ejercicio de estos derechos no puede restringirse mediante ningún tipo de censura previa.

3. La ley regulará la organización y el control parlamentario de los medios de comunicación social dependientes del Estado o de cualquier ente público y garantizará el acceso a dichos medios de los grupos sociales y políticos significativos, respetando el pluralismo de la sociedad y de las diversas lenguas de España.

4. Estas libertades tienen su límite en el respeto a los derechos reconocidos en este Título, en los preceptos de las leyes que lo desarrollen y, especialmente, en el derecho al honor, a la intimidad, a la propia imagen y a la protección de la juventud y de la infancia.

5. Sólo podrá acordarse el secuestro de publicaciones, grabaciones y otros medios de información en virtud de resolución judicial.

Artículo 21 de la Constitución Española:

1. Se reconoce el derecho de reunión pacífica y sin armas. El ejercicio de este derecho no necesitará autorización previa.

2. En los casos de reuniones en lugares de tránsito público y manifestaciones se dará comunicación previa a la autoridad, que sólo podrá prohibirlas cuando existan razones fundadas de alteración del orden público, con peligro para personas o bienes.

En este sentido el juez de Moncada y portavoz de Jueces por la Democracia Joaquim Bosch ha sido tajante tanto en una entrevista en Al Rojo Vivo de LaSexta, como en su perfil de Facebook.

Hoy entra en vigor el mayor recorte de libertades de toda la democracia, con la nueva Ley de Seguridad Ciudadana y la reforma del Código Penal. Se castigará con prisión y multas muy elevadas toda una serie de conductas vinculadas a la libertad de expresión y al derecho de manifestación. El Gobierno no es capaz de convencer de su gestión con argumentos y ha recurrido a intentar silenciar a quienes protestan. Ante concepciones propias de un estado policial, hay que ejercer con firmeza los derechos fundamentales de forma pacífica. Aportar ideas para una sociedad democrática plural. Y pensar que estas normas pasarán algún día a la historia, como ocurrió con las del régimen anterior.

…Nuestro sistema democrático tiene muchas insuficiencias, pero se había mantenido cierto respeto hacia la pluralidad social. Como todo es siempre manifiestamente empeorable, está claro que estamos en tiempos de retroceso en materia de derechos y libertades…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.