El Ayuntamiento de Rocafort tiene un Facebook más activo de lo habitual, en el que, junto a la “explosión primaveral” de actividades municipales que informábamos que estaba viviendo Rocafort en los meses de abril y mayo, nos han llamado la atención dos noticias en las que se dice que se “inaugura” el Casal Jove en el antiguo Casino y que se “hace balance económico. Se cierra el mandato con superávit presupuestario y reducción de la deuda”, lo cual no parecen expresiones muy propias de una corporación local, que ahora preside Amparo Sampedro (PSOE), pendiente de su renovación mediante unas cercanas elecciones.

Hay que tener en cuenta, que en estas semanas (pre)electorales, de acuerdo con la normativa aplicable, ciertos actos y actividades, tanto de partidos políticos como de ayuntamientos, se encuentran restringidos. Acumular actividades de carácter cultural y lúdico para este momento del año (la “explosión primaveral”), superando la cantidad y calidad de ejercicios anteriores, obviamente, no es contrario a la norma, al menos a la legal (otra cosa sería si lo es a la de la ética), pero los términos “inaugura” y “balance”, ni que se trate sólo de noticias en una red social y no de actos o publicaciones, ya se aproximan peligrosamente al terreno vedado por la Ley con la finalidad de garantizar la igualdad de oportunidades entre el gobierno y la oposición en cualquier proceso electoral.

          Screenshot_2015-05-09-11-48-29  Screenshot_2015-05-09-11-46-26


Veamos. El presente periodo electoral se inició con la publicación en el BOE de 31 de marzo del Real Decreto 233/2015, de 30 de marzo, por el que se convocan elecciones locales y a las Asambleas de Ceuta y Melilla para el 24 de mayo de 2015.

Y sobre las limitaciones a las que aludíamos anteriormente, la Ley Orgánica de Régimen Electoral General (LOREG), en su artículo 50, dispone que:

2. Desde la convocatoria de las elecciones y hasta la celebración de las mismas queda prohibido cualquier acto organizado o financiado, directa o indirectamente, por los poderes públicos que contenga alusiones a las realizaciones o a los logros obtenidos, o que utilice imágenes o expresiones coincidentes o similares a las utilizadas en sus propias campañas por alguna de las entidades políticas concurrentes a las elecciones.

3. Asimismo, durante el mismo período queda prohibido realizar cualquier acto de inauguración de obras o servicios públicos o proyectos de éstos, cualquiera que sea la denominación utilizada, sin perjuicio de que dichas obras o servicios puedan entrar en funcionamiento en dicho periodo”.

Desde ROCAFORT TRIBUNE lo dejamos aquí. Juzguen ustedes mismos.