Esta semana pasada nos ha llamado la atención la peculiar política de usos del espacio público (incluidas zonas peatonales, aceras e incluso calles) que tenemos en Rocafort. Miremos si no estas dos imágenes.

20140901_192611

 

20140901_184438

                                                                          

Pl. Sant Sebastià                                                                              Paseo Boulevard (C/ Burjassot)

 

En ambas podemos observar dos zonas peatonales, bastante espaciosas y sin acceso al tráfico rodado, en las que la señal indica la prohibición de jugar a la pelota. En cambio, los dos espacios cuentan con dos locales hosteleros cada uno, en los cuales se permite la ocupación de la vía pública peatonal por mesas y sillas de las terrazas de los locales. Curioso, no?

Y que decir de aquellos bares (o son restaurantes?) de Rocafort que disponiendo su ubicación de un espacio mucho menor, ocupan aceras y calles hasta casi dejar sin espacio para pasar, incluso más allá del espacio (y el tiempo…) que el Ayuntamiento les ha autorizado?

La verdad es que resulta dificilmente argumentable racionalmente, que los niños y niñas de nuestro pueblo no puedan jugar a la pelota, en espacios público amplios y sin peligro, y por contra sí se pueda utilizar cualquier parte de la vía pública (hasta la calzada de la calle o aceras minúsculas), para una actividad económica hostelera. Un uso mucho más intenso en cuanto a ocupación, ruidos, olores, suciedad, horario, etc. Un motivo para reflexionar sobre el modelo de población que queremos…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.